El contenido en sal de la solución del suelo es un importante parámetro para las condiciones de crecimiento en el área de las raíces y tiene una notable influencia sobre el crecimiento y la salud de la planta. El método más fácil para medir el contenido en sal del suelo es mediante la medición de la conductividad eléctrica (EC). Este valor está en gran medida condicionado por el contenido en sal de la solución del suelo, así como por la temperatura y la humedad del suelo. Por lo tanto, al realizar una medición del valor de EC siempre será necesaria una compensación de la temperatura. Una medición directa en el suelo o sustrato debería realizarse siempre bajo unas condiciones de humedad cercanas a la capacidad de campo. El valor de EC es también un importante punto a tener en cuenta a la hora de aplicar agua de riego. Agua con un valor de EC demasiado elevado puede producir daños a muchos tipos de plantas.

El control de la solución fertilizante (solución patrón) para la fertirrigación de cultivos protegidos y campos al aire libre es otra práctica importante. El valor de EC debería ser comprobado regularmente en sistemas de fertirrigación para asegurarse de que todas las plantas están abastecidas con suficientes nutrientes, pero la solución no presenta un contenido en sal demasiado alto.