Realizar un análisis de los nutrientes vegetales disponibles es una condición fundamental para realizar una correcta fertilización.

En agricultura y horticultura existen diversos métodos usados habitualmente: uno de ellos consiste en preparar una suspensión con muestras de suelo o sustrato mediante agua destilada o solución de extración. Otros métodos son la extracción de la solución del suelo mediante lisímetros de succión o el análisis de la salvia extraída mediante el prensado de diferentes órganos vegetales (peciolos, frutos, etc.)