El valor de pH del suelo y de sustratos es un factor muy importante para conocer las condiciones de crecimiento en el área de las raíces y tiene una influencia muy significativa en la nutrición, el crecimiento y la salud de las plantas.

La disponibilidad y la absorción de nutrientes por las plantas puede determinarse usando el valor de pH del suelo: con bajos niveles de pH estará limitada la disponibilidad de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y molibdeno mientras que con altos niveles de pH apenas se dispondrá de nitrógeno, calcio, magnesio, hierro, manganeso, cobre y zinc. Por eso es importante realizar rápidas, fáciles y precisas mediciones del valor de pH.

El pH también será un factor importante en la evaluación del agua que emplearemos para el riego. Muchos tipos de plantas pueden sufrir daños como consecuencia de valores muy altos o muy bajos del pH del agua de riego.

Otro uso común es la medición del pH de productos alimenticios como carnes, productos lácteos (yogur, queso), zumos, etc.